2013

  • 0

Buscando en los archivos del blog me he dado cuenta de que llevo un par de años sin hacer un post recopilación de lo que ha sido la más reciente vuelta al Sol. No quisiera dejar pasar esta vez la ocasión porque 2013 ha sido, como mínimo, movidito.

Sobre todo, se me hace muy curioso pensar en el extraño contraste de este año entre lo general y lo particular.

Me explico.

2013, como año para España, ha sido uno de los peores que recuerdo. Con la excusa de la crisis los hijos de puta que gobiernan el país han hecho lo que han querido, han destrozado la educación (más), la sanidad, la dependencia, han recortado derechos y libertades, se han llenado los bolsillos a espuertas de manera ilegal, y se han reído de todos los españoles. Ha sido un año atroz para España, y tengo mis serias dudas de que el país vaya a ser capaz de recuperarse jamás.

Y sin embargo, en un plano personal, 2013 siempre quedará como uno de los mejores años de mi vida. El año en que me casé, y el año en que emigré y Cattz y yo empezamos a vivir juntos. Es un año que se ha pasado volando, siempre teniendo mil cosas que hacer. De enero a junio, con los preparativos de la boda. El 22 de junio, celebrándola. Las dos semanas siguientes, de luna de miel. El mes de agosto preparando la beca Marie Curie [1]. Septiembre fue un mes relativamente tranquilo, pero a partir de ahí empezaron las entrevistas de trabajo, las llamadas de teléfono y los cruces de correos. En octubre tocó volar a Reino Unido a hacer una entrevista cara a cara, y el 11 de noviembre me confirmaron que Imagination Technologies quería contratarme. A partir de ahí tocó empezar a organizar la búsqueda de piso, la mudanza, y el 14 de diciembre me vine a Watford, donde desde entonces Cattz y yo hemos estado poniendo la casa a nuestro gusto, convirtiéndola, poco a poco, en nuestro hogar. Y desde el 16 de diciembre, trabajando en mi nuevo puesto.

2013 ha sido un año repleto de nervios, carreras, miedos y emociones. Ha sido un año maravilloso. Y tengo la esperanza de que 2014 sea un año todavía mejor. El tiempo dirá.

Feliz nuevo año a todos.

[1] De la que, por cierto, a estas alturas todavía no he tenido noticia alguna de resolución, más allá de que ya han calificado mi propuesta.