Un año y un día

  • 3
Qué distintas eran nuestras vidas hace un año y un día.

Hace un año y un día yo estaba en Tenerife. En mitad de mi estancia de investigación en Rennes, no le había dicho a Cattz que iba para allá y conseguí que ni sospechase que aparecería en su puerta. Y hace un año y un día le pedí que se casase conmigo.


Hace un año y un día no sabíamos qué iba a ser de nuestras vidas, cuándo nos casaríamos ni cuándo podríamos irnos a vivir juntos por fin. O dónde acabaríamos viviendo. Hace un año y un día todo eran incógnitas.

Hace justo un año yo perdía mi vuelo de vuelta a Madrid. Ya no recuerdo si fue porque no tenía el certificado de viaje o porque hacía demasiada niebla como para volar. Eso es lo de menos. Lo importante es que tuve que retrasar un día mi viaje a Madrid. Y que esa noche, hablando antes de irnos a dormir, Cattz y yo empezamos a plantearnos en celebrar la boda en 2013.

Hace cinco meses menos tres días Cattz y yo nos casamos. Prepararlo todo fue emocionante, estresante y agotador a partes iguales. Pero al final todo estuvo listo para el día 22 de junio, y nos casamos. Y al día siguiente nos fuimos de luna de miel a una ciudad mágica: Estambul. No nos faltaron los nervios y las dudas tampoco entonces, que en esos días la ciudad turca hervía en revueltas y enfrentamientos entre manifestantes y policía. Finalmente tomamos la decisión correcta y fuimos: la ciudad estuvo tranquila como una balsa de aceite durante toda nuestra estancia.

Hace ocho días conseguí trabajo en Reino Unido y empiezo en menos de un mes. Cattz se viene conmigo. Todavía no he terminado el doctorado, pero he decidido no esperar a leer para empezar a trabajar. Un puesto bien pagado en la rama que más me gusta de mi ingeniería. Nos marchamos del país, pero al fin estaremos juntos. Se acabó tener que andar volando de un lado para otro, se acabó pasar mucho más tiempo sin ver a mi amor que junto a ella.

Hace un año y un día el futuro era una gran incógnita. Hoy, el futuro es un plan trazado y definido a través del cual progresar solucionando los problemas que surjan.

Ha sido un año increíble. Y lo mejor está por llegar.


Te quiero, Cattz.

3 comentarios :

Yamane dijo...

Ay, qué bien, cuánto me alegro!! OS DESEO LO MEJOR!!!! :D

Lady Boheme dijo...

¡No estoy llorando es que me pillas cortando cebolla!

Qué bonito, en serio, y me alegro un montón por vosotros, se ha hecho esperar, pero os vais a vivir juntos a lo grande. Espero poder veros por las tierras inglesas alguna vez (y conoces a Cattz), y que avises cuando pises Madrid ;)

¡Besos grandes!

Interloper dijo...

Yamane: ¡Muchísimas gracias!

Lady Boheme: Sí, a mí me pasa a veces también, me pongo a sudar por los ojos y la gente se cree que estoy llorando. Muchísimas gracias y claro, cuando haya oportunidad quedaremos todos! ^_^