Burocracia

  • 0
Quieres dar docencia en la facultad, así que te informas del procedimiento a seguir para solicitar las horas. Te dicen que tienes que rellenar un impreso dentro de un plazo de tiempo determinado que se tiene que aprobar en Consejo de Departamento. Lo haces, y haces que te lo firme tu director de tesis (que, por cierto, está en California hasta finales de año) y el subdirector del departamento.

El Consejo de Departamento aprueba las horas de docencia, y tú respiras tranquilo porque ya vas a poder dar tus horas.

O no.

El secretario administrativo del departamento te informa de que tienes que rellenar otro nuevo formulario para solicitar a la universidad, tras la aprobación en Consejo de Departamento, que te autoricen a dar esas horas. El formulario tiene que ir firmado por tu director de tesis (que sigue en California), el director de departamento y el director de la escuela de Telecomunicación.

Pero es que como además eres becario del programa PICATA del Campus Moncloa no te basta solo con ese formulario, tienes que rellenar otro adicional solicitando al Campus que te autorice a dar esas horas que han aprobado el Consejo de Departamento y la Universidad. Formulario que necesita la firma de tu director (allende los mares), tu codirector (del que llevas meses sin tener noticia), el director de departamento (otra vez) y el Vicerrector de Investigación de la UPM.

Todo esto para impartir cuatro cochinas horas de laboratorios. Mientras te cuestionas seriamente tu futuro profesional y ves cómo la balanza se inclina cada vez más por la empresa privada.

Va a rellenar los formularios Peter.