Las vacaciones aquí al lado...

  • 2
... y las prisas aquí mismo. Igual alguno de vosotros, mis lectores, os habéis preguntado qué pasa con el blog, si estos quince días en silencio han sido simplemente un lapsus temporal [1], si es que me habían raptado en el camino de vuelta de Portugal, o directamente ya estabais descorchando el cava pensando que había cejado en mi empeño de seguir contando cosas sin interés por aquí. Bueno, pues que sepáis que no se ha debido a ninguna de las tres causas anteriores.  

Bueno, igual a la primera un poquito sí. Pero poco.

En realidad lo que sucede es que estamos en el mes de julio. Ya ha pasado junio, la época del gran estrés para los estudiantes en la universidad, los exámenes, las correcciones, las prisas... Pero ya llegados a la etapa de doctorado, eso desaparece [2]. En realidad lo que sucede es que las prisas se aplazan un poco. ¿Hasta cuándo? Pues obviamente, hasta el mes de julio. Porque todas esas cosas que llevan en la mente de la gente desde marzo, enero o hasta septiembre del año pasado ahora de repente tienen que estar todas listas. ¿Y para cuándo? Exacto. Para antes de que nos vayamos de vacaciones.

Es como si una vez que el calendario marcase el 1 de agosto tus papeles, notas y apuntes, tus conocimientos, las iniciativas y los datos de tus discos duros explotasen [3] y desapareciesen para siempre de la faz de la tierra. Como si al despacho entero le prendiesen fuego para desinfectarlo aprovechando que está todo el mundo fuera, y más te vale haber dejado bien atado, guardado y enviado todo antes de marcharte o tendrás que empezar la tesis desde cero de nuevo. Y no está uno para esos trotes otra vez.

Así que desde principios de mes y para antes de que nos vayamos de vacaciones a mí me toca:
  • Terminar de meter los cambios que nos han pedido para un artículo y que nos ha obligado a cambiar la estructura de simulación entera.
  • Acabar la redacción de otro artículo que estoy escribiendo desde hace un tiempo y al que le faltan un par de secciones y algún que otro experimento todavía.
  • Modificar uno de los métodos que he estado usando hasta el momento para añadir una sección entera más al paper mencionado anteriormente.
  • Redactar la memoria de un trabajo para una de las estúpidas asignaturas de máster de las que he hablado en la nota a pie [2].
  • Estudiar el siguiente paso a dar en la tesis, que el chico que sabe del tema está todavía por aquí pero no sabemos hasta cuando, por lo que urge que las dudas me vayan saliendo cuanto antes.
  • Rellenar la subsanación de la beca FPU, que después de muchos meses por fin ha aparecido. Y a nosotros nos dan diez días de plazo, improrrogables.
  • Escribir un anteproyecto de PFC.
  • Revisar un capítulo de libro que mi director de tésis ha mandado y del que todavía nos tienen que dar respuesta con posibles cambios.
  • Labores de administración de laboratorio varias.
Así que algunas cosas no han sido posibles, como el segundo #reto10x10 (ya hablaré en el correspondiente blog acerca de ello), enclaustrarme durante 72h en casa a leer A Dance With Dragons, o dormir al menos siete horas al día. Que para esas cosas ya habrá tiempo en agosto, mientras el laboratorio arde [4].

Ahora bien, algunas cosas están por encima de todo esto. Así, hoy a las siete y cuarto de la mañana [5] me he subido a un avión rumbo a las islas sin que Cattz tuviese ni idea de ello, me he ido a la academia donde estaba haciendo su curso y me he asomado a su aula para darle la sorpresa de aparecer por allí sin previo aviso. ¿Y sabéis qué? Que las horas que hoy, por hacer eso, no he estado delante del ordenador tirando líneas de código y texto científico, lanzando simulaciones, recogiendo y analizando resultados ya las recuperaré quitándome, si es necesario, (unas cuantas más) horas de sueño. La cara de alucine que ha puesto Cattz al verme y que no se le haya borrado la sonrisa de la cara desde que he aparecido por la puerta bien valen todas esas horas y muchas más.

[1] Como si fuese la primera vez que tardo más de dos semanas en reaparecer por aquí.

[2] A no ser que en la universidad en la que lo estás cursando sean tan mamones que no te reconocen el máster oficial que has hecho en la universidad de enfrente y tengas que gastarte 1700€ y bastantes de tus horas de trabajo en sacar 30 créditos en asignaturas de mierda que no te aportan nada y que, a nivel curricular, ni siquiera aparecen reflejadas. Pero esa es otra historia que daría para otro post, o cuatro.

[3] Bueno, esto último igual sí es cierto.

[4] Por favor, que esto que estoy diciendo no sea profético. Por favor, que no lo sea.

[5] Y después de casi meterme por equivocación en el vuelo a Santiago de Compostela... Que servidor había dormido solo dos horas y encima estaba absorto con A Dance With Dragons, y claro... ejem.

2 comentarios :

Lady Boheme dijo...

Jo, qué moooonooooooo!!!!!

Eso sí, me has estresado en un momento, juas juas! Mi única preocupación hasta ahora era tener o no trabajo para después de vacaciones y ya está subsanada (para bien, afortunadamente).

No sé si te lo he dicho alguna vez, pero mi alma de documentalista me hace amar tus notas a pie de página, jaja!

Disfruta del finde, de Cattz, y del tiempo allí. Aquí hay una bolsa con libros que lleva tu nombre, para cuando quieras despegar la cara de Martin...

¡Besos!

Interloper dijo...

^_^

La verdad es que llevaba ya un tiempo preparando esta visita, y me ha costado horrores morderme la lengua para no desvelarle que iba a venir... Pero lo he conseguido, y le di la sorpresa! :D

En cuanto al estrés... Bueno, al final, es mi rutina habitual en el doctorado, siempre tengo más cosas que hacer que tiempo para hacerlas, pero la verdad es que me divierto mucho con ello, he de reconocerlo xDxD

Enhorabuena por el trabajo, y yo por supuesto que estoy disfrutando del finde... Por eso apenas aparezco por el twitter!! Lo de los libros lo vi en el twitter, y sé que tengo pendiente responderte, cuando vuelva a Madrid lo hablamos :P:P:P