La rentrée

  • 3
La ventaja de ser un doctorando sin beca es que uno tiene un cierto grado de libertad para tomarse las vacaciones como me salga de los huevos como considere más adecuado. Tengo asignaturas que aprobar, proyectos en los que avanzar y trabajo, mucho trabajo que hacer, sí, pero no me ponen excesivas pegas para cosas como, por ejemplo, empalmar de vacaciones la semana santa con el puente de mayo. Y es lo que hice.

Lo malo de unas vacaciones así, claro está, es que luego la vuelta a la vida académica es algo más complicada. En particular hoy ha sido bastante más complicada.

A mitad de las vacaciones mi director me envió un correo en el que me afirmaba que el contrato con Airmus, ese contrato que llevo desde diciembre esperando, por fin iba a firmarse hoy. Lo que significa que finalmente voy a tener una financiación estable. Así que esta mañana (después de una noche de insomnio) me he puesto en marcha con la esperanza de encauzar por fin la situación. Pero a mitad de camino el jefe me ha llamado para avisarme de que la reunión había sido cancelada, que no fuese a donde habían quedado para la firma.

De modo que, dudando nuevamente de mi situación, llego al laboratorio... Para encontrarme con el ordenador apagado. "Allá va mi mes y medio de simulación ininterrumpida...". Enciendo la máquina, y la maja de ella me recibe con un fantástico aviso de que el disco duro se ha averiado. El disco duro de escasamente año y medio de antiguedad. El disco duro donde están mis códigos de la tesis. La única copia que tengo de ellos. Tierra, trágame. Mi director está en el laboratorio en el momento en que llego y veo el mensaje. Me ve poner ojos de perro apaleado e ira contenida. Hacia mí mismo, por no tener copias de seguridad, y hacia el disco duro, por fallar como una escopeta de feria en tan poco tiempo. Me dice que dejemos el asunto del disco duro para más tarde, que todavía estamos a tiempo de reconvocar la reunión del contrato.

Nos vamos a buscar al jefe del proyecto, quien de camino me cuenta que en realidad el contrato ya está firmado desde el viernes, que lo que vamos a hacer en esta reunión es concretar en qué temáticas vamos (voy) a trabajar para justificar el pago de la beca que me van a hacer [1]. Pero que en cualquier caso me van a pagar desde el 1 de enero con el nuevo dinero, en un pago "retroactivo". Entramos a la reunión, empezamos a hablar de las temáticas en las que vamos (voy) a trabajar, y todo va como la seda.

Hasta que sale a colación el tema del dinero.

Porque el tío con el que nos reunimos tiene intención de pagarnos en torno a una décima parte de la partida total que mi jefe, en un principio, tenía pensado conseguir. De la partida con la que van a pagar mi beca. La reunión termina con el asunto en el aire, sin saber bien de cuánto dinero dispondremos. Así que el convenio está firmado, pero la cantidad de dinero todavía está en el aire, y con ella mi beca. Estamos como al principio, vamos. Solo que ahora, además, yo no tengo el código que llevo tanto tiempo programando.

Un compañero me ayuda y montamos una solución "could work" que en estos momentos está en ejecución. Estamos copiando mi disco escacharrado sector a sector, con la esperanza de que al menos pueda recuperar parte de la información. Afortunadamente, después de comer, mirando por otros ordenadores (ahora mismo el mío está desmantelado encima de mi mesa) del laboratorio encuentro que había hecho copia de la última versión de cada uno de los códigos en los que he estado trabajando. No es toda la información, no son todos los códigos recuperados, los papers y los documentos extra que he ido generando a lo largo de este año y medio de trabajo, pero es algo. No lo he perdido todo, y puedo seguir desarrollando a partir de ahí. Y mientras tanto, cruzo los dedos por que al menos buena parte del resto de datos puedan recuperarse, pero no hay nada seguro.



Si piensas "Podría ser peor, podría llover", estás equivocado. Hoy también ha llovido. Y encima han descubierto el error en la máquina de café y ya no los venden a 0,05€ como durante estos dos meses pasados, sino que ha recuperado su precio original de 0,50€.

Martes, son los nuevos lunes.

[1] Porque como no tengo suficiente con una tesis, para poder cobrar voy a tener que trabajar extra. ¿Investigar? ¿Para qué, cuando puedes estar esclavizado?

3 comentarios :

Fernando García Redondo dijo...

Cuando he visto el anuncio en el labo he estado tentado de escribirte otro, jajaja

Por cierto que iba a por un café...

Lironcillo dijo...

Ains, pues menuda mierda de día, cuánto lo siento :(

Espero que consigas recuperar la mayor parte de las cosas. Y en cuanto al dinero... hijo, por mí que te toquen los euromillones y trabajes por gusto...

Besitos.

Interloper dijo...

Fernando: Ese equipo ni tocarlo, que la salvación de mi información pasa por que ese PC copie adecuadamente todos mis datos!! xD Mañana te veo por el laboratorio.

Lironcillo: Bueno, estas cosas pasan... Hay que apechugar con ellas, aunque acabe de una mala leche tremenda. Goes with the job. Y sí, el plan de los euromillones a mí también me parece una muy buena opción xDxD